martes, 7 de octubre de 2014

Las doce reglas del éxito, según Steve Jobs

  • Se tú mismo y haz lo que te gusta. Seguro que no nos descubre nada, ¿pero te has encontrado alguna vez en un trabajo que simplemente odias? Seguramente habrá sido un horror el pasar tiempo allí y es que la primera clave del éxito es hacer aquello que te gusta, aquello que genera pasión, ilusión y hace que te levantes cada mañana con ganas de ello. Un trabajo o producto realizado sin pasión es un producto sin alma.
  • Se diferente. Piensa diferente. Somos muchos muchos millones de personas en este mundo, marca la diferencia.
  • Esfuérzate al máximo. Si algo te gusta, la consecuencia inmediata es que dedicarle tiempo y esfuerzo no será un problema, ‘No te duermas, el éxito genera más éxito”.
  • Haz un análisis de los pros y contras. Tan pronto como realizas un nuevo producto o crees tu nueva empresa, crea una lista de pros y contras de la misma. Es importante tener las debilidades muy presentes y eliminarlas lo antes posible.
  • Sé emprendedor. Esperar no sirve de nada, el éxito no cae del cielo, lo busca uno. Busca lo próximo, una idea que nadie a experimentado anteriormente y esfuérzate al máximo en ella
  • Piensa en tus pasos futuros. Comienza dando un pequeño paso capaz de convertirse en un gran salto el día de mañana, no olvides planificar el futuro pero centrarte en un grupo de tareas reducidas y simples para comenzar y posteriormente evoluciona tu idea hasta crear el producto definitivo.
  • Aspira a ser el líder. No existe mejor forma de demostrar quien es el líder que utilizando tecnologías rompedoras que nadie más usa. Selecciona lo mejor de la industria y úsalo en tu propio beneficio, se el primero y conviertela en un estándar de la industria.
  • Visualiza el resultado. La gente te valorará por el resultado así que enfócate en él e intenta ofrecer el mejor posible usando la mejor calidad, el diseño y la excelencia. El diseño es importantísimo, pero “no es sólo como se ve o qué parece, es como funciona“.
  • Pide opinión. Comprueba tus ideas con personas de diferentes orígenes a los tuyos, cada persona te aportará algo diferente. Enfócate en aquellos que van a usar tu producto y escucha a tus clientes.
  • Innova y crea, no copies. La diferencia entre un líder y un seguidor es clave, marca la diferencia y dedica la mayor parte de tu tiempo en cosas nuevas. Concéntrate en las creaciones importantes y en la innovación. Contrata a gente que queira hacer los mejores productos del mundo y pon a su disposición todos los medios.
  • Aprende del fracaso. La mejor forma de mejorar es aprender de tus propios errores, cuando innovas cometes errores. Es bueno admitirlos y seguir mejorando tus otras innovaciones.
  • Aprende continuamente. Todo el mundo tiene algo que aportarte: clientes, competidores, socios… escucharlos, aprende de ellos y entiende su punto de vista.

domingo, 20 de julio de 2014

En el "DIA DEL AMIGO", éste texto de una grande de la escena mundial, nos conecta con el tamiz por el que pasamos a las personas logrando ver a los Amigos Verdaderos...

"Ya no tengo paciencia para algunas cosas, no porque me haya vuelto arrogante, sino simplemente porque llegué a un punto de mi vida en que no me apetece perder más tiempo con aquello que me desagrada o hiere. No tengo paciencia para el cinismo, críticas en exceso y exigencias de cualquier naturaleza. Perdí la voluntad de agradar a quien no agrado, de amar a quien no me ama y de sonreír para quien no quiere sonreírme. Ya no dedico un minuto a quien miente o quiere manipular. Decidí no convivir más con la pretensión, hipocresía, deshonestidad y elogios baratos. No consigo tolerar la erudición selectiva y la altivez académica. No me ajusto más con la barriada o el chusmerío. No soporto conflictos y comparaciones. Creo en un mundo de opuestos y por eso evito personas de carácter rígido e inflexible. En la amistad me desagrada la falta de lealtad y la traición. No me llevo nada bien con quien no sabe elogiar o incentivar. Las exageraciones me aburren y tengo dificultad en aceptar a quien no gusta de los animales. Y encima de todo ya no tengo paciencia ninguna para quien no merece mi paciencia" (Meryl Streep).

lunes, 5 de mayo de 2014

GROUCHO MARX Y SUS GENIALIDADES

"¿A quién va usted a creer, a mí o a sus propios ojos?"

"Bebo para hacer interesantes a las demás personas".

"Citadme diciendo que me han citado mal"

"Conozco a centenares de maridos que serían felices de volver al hogar si no hubiese una esposa esperándoles"

"Creo que la televisión es muy educativa. Cuando alguien la enciende me voy a leer un libro."

"Debo confesar que nací a una edad muy temprana"

"Desde el día en que cogí su libro me caí al suelo rodando de risa. Algún día espero leerlo"

"Detrás de un gran hombre hay una gran mujer, detrás de ella está su esposa."

"Disculpen si les llamo caballeros, pero todavía no les conozco bien". (Antes de comenzar un discurso).


"Durante mis años formativos en el colchón, me entregué a profundas cavilaciones sobre el problema del insomnio. Al comprender que pronto no quedarían ovejas que contar para todos, intento el experimento de contar porciones de oveja en lugar del animal entero."

"El matrimonio es la principal causa del divorcio"

"El matrimonio es una gran institución. Por supuesto, si te gusta vivir en una institución."

"Él puede parecer un idiota y actuar como un idiota, pero no se deje usted engañar, es realmente un idiota."

"El secreto del éxito se encuentra en la sinceridad y la honestidad. Si eres capaz de simular eso, lo tienes hecho.".

"En las fiestas no te sientes jamás; puede sentarse a tu lado alguien que no te guste."

"Es mejor permanecer callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente."

"Es una tontería mirar debajo de la cama. Si tu mujer tiene una visita, lo más probable es que la esconda en el armario. Conozco a un hombre que se encontró con tanta gente en el armario que tuvo que divorciarse únicamente para conseguir donde colgar la ropa."

"Estos son mis principios. Si no te gustan tengo otros."

"Fuera del perro, el libro es el mejor amigo del hombre. Dentro del perro, quizá esté muy oscuro para leer".

"Hace tiempo conviví casi dos años con una mujer hasta descubrir que sus gustos eran exactamente como los míos: los dos estábamos locos por las chicas."

"Hay muchas cosas en la vida más importantes que el dinero. ¡Pero cuestan tanto!"

"He disfrutado mucho con esta obra de teatro, especialmente en el descanso."

"He pasado la mejor noche de mi vida, pero no ha sido esta".

"Hijo mío, la felicidad está hecha de pequeñas cosas: Un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna…"

"Hoy no tengo tiempo para almorzar. Traiga la cuenta." (Al camarero de un restaurante)

"Humor es posiblemente una palabra; la uso constantemente y estoy loco por ella. Algún día averiguaré su significado"

"Inteligencia militar es un término contradictorio".

"La humanidad, partiendo de la nada y con su sólo esfuerzo, ha llegado a alcanzar las más altas cotas de miseria."

"La justicia militar es a la justicia lo que la música militar es a la música"

"La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados."

"La próxima vez que lo vea, recuérdeme no saludarlo."

"Lo malo del amor es que muchos lo confunden con la gastritis y, cuando se han curado de la indisposición, se encuentran con que se han casado."

"Me deja su chaqueta, señor Marx? -Si, que la tengan lista para el jueves" (En el guardarropa)

"Mi madre adoraba a los niños. Hubiera dado cualquier cosa porque yo lo fuera."

"No es la política la que crea extraños compañeros de cama, sino el matrimonio"

"No estoy seguro de cómo me convertí en comediante o actor cómico. Tal vez no lo sea. En cualquier caso me he ganado la vida muy bien durante una serie de años haciéndome pasar por uno de ellos."

"No piense mal de mí, señorita. Mi interés por usted es puramente sexual."

"No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo"

"No reirse de nada es de tontos, reirse de todo es de estupidos."

"Nunca olvido una cara, pero en este caso haré una excepción".

"Nunca pertenecería a un Club que admitiera como socio a alguien como yo."

"Nunca voy a ver películas donde el pecho del héroe es mayor que el de la heroína."

"O él ha muerto o se ha parado mi reloj."

"Oh! Nunca podré olvidar el día que me casé con aquella mujer... Me tiraron píldoras vitamínicas en vez de arroz."

"Paren el mundo que me bajo".

"Pienso que todo el mundo debería creer en algo. Yo creo que voy a seguir bebiendo."

"¿Por qué debería preocuparme por la posteridad? ¿Qué ha hecho la posteridad por mí?"

"¿Por qué dicen amor cuando quieren decir sexo?".

¿Por qué y cómo ha llegado usted a tener veinte hijos en su matrimonio? - Amo a mi marido. - A mí también me gusta mucho mi puro, pero de vez en cuando me lo saco de la boca.

"Que le den el 10% de mis cenizas a mi promotor artístico."

"¿Qué haría si pudiera volver a vivir toda su vida? Probar más posiciones."

¿Quiere usted casarse conmigo? ¿Es usted rica? Conteste primero a la segunda pregunta.
"Recuerde señor que estamos luchando por el honor de esta mujer, probablemente mucho más de lo que ella nunca hizo".

"¿Servicio de habitaciones? Mándenme una habitación mayor."

"Si sigues cumpliendo años, acabarás muriéndote. Besos, Groucho." Felicitación de Groucho a un amigo

"Siempre me casó un juez: debí haber exigido un jurado."

Soldado: "General, ¿no se da cuenta de que estamos disparando a nuestros hombres?",General Groucho: "Tome un Dolar y guarde el secreto".

"Sólo hay una forma de saber si un hombre es honesto: preguntárselo. Si responde sí, ya sabemos que está corrupto"

"Supongo que había que inventar las camas de agua. Ofrecen la posibilidad de beber algo a media noche sin peligro de pisar al gato."

"Todo lo que soy se lo debo a mi bisabuelo, el viejo Cyrus Tecumseh Flywheel. Si aún viviera, el mundo entero hablaría de él... ¿Que por qué? Por que si estuviera vivo tendría 140 años."

"Una cita a ciegas puede convertirse en un cerdo con sombrero y un bolso de mujer."
"Una mañana me desperté y maté a un elefante en pijama. Me pregunto como pudo ponerse mi pijama."

"Señorita... envíeme un ramo de rosas rojas y escriba "Te quiero" al dorso de la cuenta."

martes, 29 de abril de 2014

Sobre las afirmaciones....

Silvia Patrono de Los Ángeles, California

Estar atentos a nuestro vocabulario es fundamental para ayudar a nuestros pensamientos a darles una dirección diferente y por sobre todas las cosas positiva. Las afirmaciones son oraciones en general cortas que expresan un estado ideal que uno desea obtener.

Por ejemplo:
• “Tengo paz en mi vida”
• “Vivo rodeada/o de amor”
• “Amo mi trabajo y la gente con quien me vinculo laboralmente”
• “El dinero fluye en mi vida de forma fácil”
• “Gracias por mi sanación”

¿Qué sucedería si revertimos las afirmaciones negativas mencionadas anteriormente y las convertimos en positivas? ¿Qué sucedería si hiciésemos un pequeño cambio a esas frases fijas que repetimos a diario con nuestra voz o en nuestra mente? Tal vez empecemos a sentir que un leve rayo de sol o de esperanza entra a nuestras vidas. Recordemos que la esperanza es una emoción indispensable para manifestar lo que deseamos. La esperanza es una puerta que se abre ante nosotros diciéndonos que lo que queremos puede suceder,
prepara el terreno y nos induce a seguir haciendo nuestro trabajo individual. Nos dice, “Es posible. Inténtalo.”
Por ejemplo en vez de decir: “Mi vida no cambiará jamás.” Decidimos decir ahora: “Mi vida puede cambiar.”
• “A mí siempre me pasa lo peor.”
“Algo bueno puede sucederme hoy a mí.”
• “Uno vino a esta vida a sufrir.”
“Uno puede ser feliz en esta vida.”
• “Mis días son un caos.”
“Puedo crear un día simple y tranquilo a pesar de todo.”
• “Otra vez más de lo mismo que no quiero.”
“Elijo ver lo que me sucede de forma diferente y positiva.”
• “Yo no puedo tomarme vacaciones.”
“Yo puedo permitirme tomar vacaciones.
• “Yo no puedo tener un día simple.”
“Me permito tener un día simple.”
• “Yo siempre me meto en problemas.”
“Hoy elijo vivir situaciones donde genero armonía.”
• “La gente no me entiende.”
“Empiezo a entenderme a mí mismo y a la gente.” “La gente
empieza a entenderme y yo los entiendo a ellos.”
• “No encuentro la salida.”
“Existe una salida.” “Puedo encontrar una salida.”

Existen afirmaciones para la salud, la abundancia, el amor, la amistad, cualquier cosa que deseemos cambiar o atraer a nuestras vidas. Lo importante es entender como se crean y utilizan. Creandotuvida provee una lista de afirmaciones grabadas y escritas como guía. Si te sientes identificado con alguna de ellas puedes usarla o modificarla para tu necesidad específica. De lo contrario crea tu propia afirmación lo cual tiene aun un valor mayor. Cuando se trabaja con afirmaciones es fundamental que sean expresadas como la palabra lo indica en “forma positiva”.

Por ejemplo jamás decir:

• “No quiero pobreza en mi vida” sino “Estoy abierta/o a recibir abundancia en mi vida”
• “No quiero atraer hombres avaros a mi vida” sino “Vibro generosidad. Atraigo un hombre generoso a mi vida”

Saber lo que uno no quiere es fundamental para producir un cambio. Pero inmediatamente nos enfocamos en lo que queremos atraer, modificar o cambiar y lo comunicamos en forma positiva.
Recordemos: no poner la atención en lo que no queremos en nuestras vidas (que es lo que normalmente nos pasa) ya que de ese modo estaremos creando más de lo mismo.

Hay que concentrarse en lo que genuinamente queremos que nos suceda. Es un trabajo al principio difícil para muchos ya que debemos
abandonar viejos hábitos. Pero podemos tomarlo como ir al gimnasio sabiendo que cuanto más entrenemos en mejor estado físico estaremos.

Las afirmaciones pueden ser una gran herramienta para cambiar hábitos negativos y dar lugar a lo nuevo en nuestras vidas. Hay momentos en que sentimos que debemos dejar una afirmación o modificarla porque esa área ha cambiado.

martes, 22 de abril de 2014

¿DESPERTAR A QUÉ?

Les presento con gusto mi sentir y entendimiento en éste nuevo libro. Es esta una invitación a quien esté interesado, en ya no postergar la felicidad de su vida y la de todo su entorno, asimismo a todos aquellos que estén gustosos de acompañarme en este evento, la presentación de mi segundo libro. En el club social de Berazategui calle 14 y 149 1er piso el sábado 26 de abril, 14:30hs. en forma gratuita.
Editado impecablemente por Ediciones Independientes Rubén Sada Editorial.
Los espero! Cariños Elisa Gianera
Gracias a Rubén Sada que destaca lo siguiente:
"¿Despertar, a qué? Despertar del sueño profundo robotizado en expresiones, como: “lo que me hizo” “no me considera” “me maltrata” “lo que me va hacer” “no se acuerda de mí”... dormidos, olvidando vivir la vida bajo la propia responsabilidad, de modo que “el otro me hace, el otro me dijo, el otro no me dio”, creando roles de víctima y victimario.
¿Despertar a qué? A cambiar la visión de la situación o persona. Me libero del dolor de mi mente cambiante con pensamientos temibles, me alejo de juicios, ira, resentimientos y miedo al ataque. Pido restituir la cordura desde el perdón a mí mismo como recuperación del don de la vista hacia todo y a todos, con aceptación y gratitud.
¿Despertar a qué? A la necesidad de apegos, a costumbres arraigadas en apuros, en la “forma en que se deben hacer las cosas”, en deseos excesivos seguidos de frustración. Despertar a quitar ese ropaje que no es propio sino adquirido. Despertar a vivir ahora sin más pérdida de tiempo." (Elisa Gianera)

martes, 1 de abril de 2014

Aprendamos de los Pueblos Originarios de nuestro planeta....

Existe una tribu africana que tiene una bonita costumbre.
Cuando alguien hace algo perjudicial o errado, ellos llevan a la persona al centro de la aldea y toda la tribu viene y lo rodea.
Durante dos días, le dicen todas las cosas buenas que él ya ha hecho.
La tribu cree que cada ser humano viene al mundo como un ser bueno, deseando seguridad, amor, paz y felicidad.
Pero a veces, en la busqueda de esas cosas, las personas cometen errores; errores que la comunidad ve como un grito de socorro.
Entonces, la tribu se une para erguirlo; para reconectarlo con quien es realmente, hasta que él se acuerde totalmente de la verdad, de la cual se había desconectado temporalmente: "Yo soy bueno".
¡¡SAWABONA!!, es un saludo usado en Africa del Sur que significa "yo te respeto, yo te valorizo, eres importante para mi", en respuesta las personas contestan ¡¡SHIKOBA!! que quiere decir "entonces yo existo para ti".

martes, 25 de marzo de 2014

Cómo pedir perdón y sus implicancias en la salud


Las disculpas sinceras y sus beneficios para la salud

Todos conocemos ese sentimiento. Dijiste algo inapropiado sobre alguien y ese alguien se enteró. Tal vez, te ayudaste a ti mismo apropiándote del esfuerzo de otra persona. O, en una de esas, robaste. O mentiste. O leíste el diario íntimo de tu hija.
En cualquier caso, desde que lo has hecho, das vueltas en la cama, sientes una opresión en el pecho, comes y bebes demasiado, y tienes dolores de cabeza.
Valeria, de 50 años de edad, estaba atravesando un divorcio y su hermano era su pilar principal, hablando telefónicamente con ella durante sus solitarias noches. Al poco tiempo, ella encontró al hombre de sus sueños, se mudó, y prácticamente desapareció. Estaba tan sumergida en su nueva vida que se olvidó por completo de su hermano. Hasta se olvidó de llamarlo para su cumpleaños.
Fue para esta época que comenzaron las noches de insomnio. Ella sentía tanta vergüenza que no podía hacerle una llamada. Sabía que lo había lastimado, y que bien podría estar furioso. Finalmente, se animó a llamarlo un día. Sí, él estaba dolido, pero entendió la situación. Por su parte, ella volvió a conciliar el sueño —y a hablar con su hermano—.
En relación con este tema, se llevó a cabo una investigación en la Universidad de California, Los Angeles, en la que se encuestó a 100 mujeres —todas modelos de rol con una actitud positiva—. La característica clave fue su habilidad y su deseo de terminar los asuntos pendientes. He aquí lo que surgió:

Etapas de la vida
La etapa uno corresponde a la pequeña niña buena. Sin importar cuál sea su edad, las mujeres en esta etapa pueden disculparse por todo, incluso por cosas que no son necesarias. Ellas necesitan agradar a las personas.
La etapa dos es un período de rebelión. Las mujeres pueden revelarse en contra de la fase anterior, y ahora no se disculparán en absoluto. Ellas se muestran enfadadas gran parte del tiempo.
La tercera etapa corresponde a la sabiduría. Cuando las mujeres superan la etapa de seguir las reglas y la de las reacciones desmedidas, toman lo mejor de las dos. Esto significa que tienen una urgencia de reconciliar lo que consideran defectos legítimos.
En términos de salud, las mujeres que atraviesan las dos primeras etapas tienden a experimentar más desórdenes relacionados al estrés y a la ansiedad.
Por otra parte, un estudio realizado en 2002 por investigadores de la College and Virginia Commonwealth University mostró que la frecuencia cardíaca, la presión arterial, los niveles de sudoración y la tensión facial disminuían en las víctimas de equivocaciones cuando se imaginaban a sus ofensores pidiéndoles disculpas.

Cómo decir que lo sientes
Si la disculpa no es sincera, ni quien pida las disculpas ni quien las reciba saldrán beneficiados. Pedir perdón puede ser algo muy difícil. Es un asunto de ego. Es humillante admitir el error y decir perdón. Significa que has hecho algo que no deberías haber hecho y que lo sabes. Ahora, es el momento de asumir la responsabilidad.
No obstante, sólo será beneficioso cuando verdaderamente sientas y entiendas lo que estás haciendo. De lo contrario, sólo serían palabras vacías. Es decir, si envainas la espada para hacer la paz, no puedes dejar el mango afuera —y estar listo para volver a tomarla—.
En ese sentido, es recomendable evocar una vieja plegaria de la tradición budista. Antes de ofrecer una disculpa o levantar el teléfono, siéntate confortablemente, y siente el peso de no haberte compadecido de ti mismo. Después de que lo hayas sentido profundamente, di para tus adentros: “he lastimado a alguien por mi ignorancia, ira, o confusión, y ahora pido que se me otorgue el poder para perdonarme”.
Antes de que puedas pedirle a alguien que te perdone, debes perdonarte a ti mismo. No serás capaz de nutrirte del perdón si no te perdonas primero. En otras palabras, el remordimiento seguirá achacando tu cabeza por las noches

Lo que no debes decir
Aquí van algunos ejemplos de formas inapropiadas de pedir disculpas:
“Si he ofendido a alguien, pido disculpas”. Grave error. Nada de “si”, nada de condicionales. Este tipo de frases son típicas del falso arrepentido.
“Realmente estoy arrepentido, pero no soy el único culpable de lo ocurrido”. Error. Lo que hayan hecho los demás es irrelevante a la hora de pedir disculpas por tus malas actitudes.
Hay quienes creen el perdón es una especie de líquido corrector, que borra lo hecho. Generalmente, los que piensan así intentan convencerse de su accionar mediante frases del estilo de “Perdonar es olvidar”.
Estos individuos, al ser perdonados, creen que se resetea el sistema y pueden volver a ofender tranquilamente —para luego volver a ser perdonados—. Esto también es poco sincero.

¿Cambiar las células?
Hay quienes dicen que los cambios en los pensamientos pueden programar la estructura celular para proveer beneficios a la salud. Cuando dices una mentira, según la medicina china, la mentira queda atrapada en el cuerpo a nivel celular.
Puede sentirse como un nudo. Cuando pides disculpas, el cuerpo conoce la verdad de lo que hayas querido decir. Tú tienes la posibilidad de cambiar tu cuerpo, porque tú eres quien está a cargo de tus pensamientos.

Aceptación o no
No es obligatorio que la otra persona acepte tu pedido de disculpas para conseguir los beneficios a nivel de la salud. Es posible que tus disculpas nunca sean aceptadas, y tú deberás encontrar una forma para vivir con ello.
Cuando te aferras a los problemas y equivocaciones, es como si tuvieras unido a un ancla que te arrastra hacia el fondo de un abismo. Tus mejores pensamientos aparecerán cuando estés en paz contigo mismo. Y tus mejores noches de sueño también.

http://www.enplenitud.com/

domingo, 23 de febrero de 2014

“Afuera hace frío. Si alguien te mira, te habla, es para que sirvas para algo, para que produzcas frutos. Yo sin embargo quiero ser flor, no fruto. La flor antes de ser fruto es flor para sí, para nadie; para un mecanismo ciego que la contiene. Pero nada sabe la flor de ese mecanismo y se dedica sólo a ser flor. Hay que volver a casa. Me gusta volver a casa: a mi esposa, a mis hijos, a mis amigos íntimos que me quieren por que soy y no por los frutos que doy; por la flor. Quiero ser flor, no quiero calificativos; quiero ser necesitado no por mis frutos sino por mi flor. Por ser, nada más que por ser éste que soy, totalmente desnudo. Quiero volver a casa para calentar el alma un poquito, porque afuera aún en primavera, hace frío” Jaime Barylko.

martes, 11 de febrero de 2014

LOS CUATRO ACUERDOS TOLTECAS

La felicidad es una elección, como también lo es el sufrimiento.
Miguel Ruiz

"No hay razón para sufrir. La única razón por la que sufres es porque así tú lo decides. Si observas tu vida encontrarás muchas excusas para sufrir, pero ninguna razón válida. Lo mismo es aplicable a la felicidad. La felicidad es una elección, como también lo es el sufrimiento". (Miguel Ruiz).
La domesticación y el sueño del planeta.
¿Son las cosas como las vemos, como las sentimos, o básicamente interpretamos lo que nos han enseñado a interpretar?
Para la milenaria cultura tolteca (México) la "realidad" que asumimos socialmente no es más que un sueño colectivo, el sueño del planeta. Desde el momento mismo de nacer, interpretamos la realidad mediante acuerdos, y así, acordamos con el mundo adulto lo que es una mesa y lo que es un vestido, pero también lo que "está bien" y lo que "está mal", e incluso quiénes somos o cuál es nuestro lugar en el mundo (en la familia, en clase, en el trabajo). A este proceso el filósofo mexicano de origen tolteca Miguel Ruiz lo denomina domesticación.
"La domesticación es tan poderosa que, en un determinado momento de nuestra vida ya no necesitamos que nadie nos domestique. No necesitamos que mamá o papá, la escuela o la iglesia nos domestiquen. Estamos tan bien entrenados que somos nuestro propio domador. Somos un animal autodomesticado".

El juez y la víctima.
En el transcurso de este aprendizaje incorporamos en nuestra propia personalidad al juez y a la víctima.
El juez representa esa tendencia en nuestra mente que nos recuerda continuamente el libro de la ley que gobierna nuestra vida -lo que está bien y lo que está mal-, nos premia y, más frecuentemente, nos castiga. La víctima es esa parte en cada persona que sufre las exigencias de su propio juez interior. Sufrimos, nos arrepentimos, nos culpabilizamos, nos custigamos por la misma causa una y otra vez, cada vez que el recuerdo nos pasa factura.
Y como consecuencia del propio sistema, el miedo se instaura en nuestra vida.
El miedo y las autoexigencias son los peores enemigos de nuestro pensamiento, y por ende, de nuestra vida. Durante el proceso de domesticación nos formamos una imagen mental de la perfección, lo cual no está mal como camino marcado a seguir. "El problema es que como no somos perfectos nos rechazamos a nosotros mismos. Y el grado de rechazo depende de lo efectivas que han sido las personas adultas para romper nuestra integridad", según M.R.
Si el libro de la ley que gobierna nuestra vida (nuestra moral, nuestra lógica, nuestro "sentido común") no cumple sus objetivos, que en su base fundamental consistiría en hacernos seres humanos felices y en armonía, es porque evidentemente éste no funciona. Y como no funciona hay que cambiarlo. Y ello lo hacemos revisando nuestros acuerdos (nuestra interpretación incuestionable, nuestro sistema de valores), desenmascarando los que no valen y sustituyéndolos por otros.

La filosofía tolteca nos propone cuatro acuerdos básicos:
1. Sé impecable con la palabra.
Las palabras poseen una gran fuerza creadora, crean mundos, realidades y, sobre todo, emociones. Las palabras son mágicas: de la nada y sin materia alguna se puede transformar lo que sea. El que la utilicemos como magia blanca o como magia negra depende de cada cual.
Con las palabras podemos salvar a alguien, hacerle sentirse bien, transmitirle nuestro apoyo, nuestro amor, nuestra admiración, nuestra aceptación, pero también podemos matar su autoestima, sus esperanzas, condenarle al fracaso, aniquilarle. Incluso con nuestra propia persona: las palabras que verbalizamos o las que pensamos nos están creando cada día. Las expresiones de queja nos convierten en víctimas; las crítica, en jueces prepotentes; un lenguaje machista nos mantienen en un mundo androcéntrico, donde el hombre es la medida y el centro de todas las cosas, y las descalificaciones autovictimistas (pobre de mí, todo lo hago mal, qué mala suerte tengo) nos derrotan de antemano.
Si somos conscientes del poder de nuestras palabras, de su enorme valor, las utilizaremos con cuidado, sabiendo que cada una de ellas está creando algo. La propuesta de Miguel Ruiz es, por tanto:
"Utiliza las palabras apropiadamente. Empléalas para compartir el amor. Usa la magia blanca empezando por ti. SÉ IMPECABLE CON LA PALABRA".

2. No te tomes nada personalmente.
Cada cual vive su propia película en la cual es protagonista. Cada cual afronta su propia odisea viviendo su vida y resolviendo sus conflictos y sus miserias personales. Cada cual quiere sobrevivir el sueño colectivo y ser feliz. Y cada cual lo hace lo mejor que puede dentro de sus circunstancias y sus limitaciones.
Las demás personas sólo somos figurantes en esa película que cada cual hace de su vida, o a lo sumo personajes secundarios. Si alguien me insulta por la calle (o yo lo percibo así) con casi toda seguridad no tiene nada o muy poco que ver conmigo; es simplemente su reacción a algo que está pasando fuera (un mal día con su pareja o en el trabajo, una discusión con su hija), o más probablemente dentro (preocupaciones, ansiedad, frustración, impaciencia, una gastritis o un dolor de cabeza).
La impaciencia o las exigencias de tu pareja, de la vecina del rellano o de la cajera del supermercado, las críticas de tu hijo o en el trabajo, nada de eso es personal. Cada cual está reaccionando a su propia película.
Hay mucha magia negra fuera, lo mismo que la hay dentro de ti misma, o de mí. En cualquiera, en algún momento de su vida, en algún momento del día. Todo el mundo somos "depredadores emocionales" alguna que otra vez.
"Tomarse las cosas personalmente te convierte en una presa fácil para esos depredadores, los magos negros... Te comes toda su basura emocional y la conviertes en tu propia basura. Pero si no te tomas las cosas personalmente serás inmune a todo veneno aunque te encuentres en medio del infierno", asegura Miguel Ruiz.
Comprender y asumir este acuerdo nos aporta una enorme libertad. "Cuando te acostumbres a no tomarte nada personalmente, no necesitarás depositar tu confianza en lo que hagan o digan sobre ti las demás personas. Nunca eres responsable de los actos o palabras de las demás personas, sólo de las tuyas propias. Dirás "te amo" sin miedo a que te rechacen o te ridiculicen". Siempre puedes seguir a tu corazón.
Respecto a la opinión ajena, para bien o para mal, mejor no depender de ella. Ésa es otra película. NO TE TOMES LAS COSAS PERSONALMENTE.

3. No hagas suposiciones.
Tendemos a hacer suposiciones y a sacar conclusiones sobre todo. El problema es que al hacerlo creemos que lo que suponemos es cierto y montamos una realidad sobre ello. Y no siempre es positiva o está guiada por la confianza o el amor, sino más frecuentemente por el miedo y nuestra propia inseguridad.
Deduzco que alguien se ha enfadado conmigo porque no respondió a mi saludo al cruzarnos y mi mente organiza toda una realidad sobre eso. Y se rompen puentes entre la otra persona y yo, difíciles de salvar. Lo mismo con nuestra pareja, con la vecina, con la escuela. Creamos realidades en base a comentarios o elementos sueltos (cuando no en base a chismes malintencionados).
"La manera de evitar las suposiciones es preguntar. Asegúrate de que las cosas te queden claras... e incluso entonces, no supongas que lo sabes todo sobre esa situación en particular", insiste Miguel Ruiz. En última instancia y si te dejas guiar por la buena voluntad, siempre te queda la confianza... y la aceptación.
Nunca nada que pasa fuera es personal. Pero en cualquier caso, NO SAQUES CONCLUSIONES PRECIPITADAMENTE.

4. Haz siempre lo mejor que puedas.
El cuarto y último acuerdo permite que los otros tres se conviertan en hábitos profundamente arraigados: haz siempre lo máximo y lo mejor que puedas. Siendo así, pase lo que pase aceptaremos las consecuencias de buen grado. Hacerlo lo mejor posible no significa que tú y yo tengamos que hacerlo de la misma manera, ni siquiera que mi respuesta en estos momentos sea la misma que en otro que me siento cansada, o no he dormido bien, o me siento llena de amor y confianza y tremendamente generosa. Se podría decir que en cada momento de nuestra vida somos diferentes, en unas circunstancias y con unas limitaciones concretas. A veces podemos responder a lo que interpretamos como una "provocación" con una sonrisa irónica o divertida, con sentido del humor, o con una carcajada retadora, o incluso a gritos. Pero siempre podemos intentar ser impecables con la palabra, no tomárnoslo personalmente y no sacar conclusiones precipitadas... dentro de nuestras limitaciones físicas, anímicas y en general, de cada momento. Si lo intentamos, de la mejor manera que podemos, ya es suficiente.
"Verdaderamente, para triunfar en el cumplimiento de estos acuerdos necesitamos utilizar todo el poder que tenemos. De modo que, si te caes, no te juzgues. No le des a tu juez interior la satisfacción de convertirte en una víctima. Simplemente, empieza otra vez desde el principio."
Con la práctica será cada vez más fácil hasta que, sorpresa, la identificación es prácticamente completa y los cuatro acuerdos forman parte de nuestra manera de ser. Simplemente somos así.
Sin duda nuestra vida será más sencilla y satisfactoria, para nosotras mismas y para las demás personas que nos rodean.

(Sobre el libro de Miguel Ruiz, "Los cuatro acuerdos", Editorial Urano).

viernes, 7 de febrero de 2014

Curso de Milagros

Dice Silvia Freire, desde su página web silviafreire.com : "Los Milagros son el modo en que las personas se liberan de su culpa acercándose a un cambio de percepción que les aleja del miedo y les acerca al amor lejos de su creencia de que el mundo es un lugar hostil en el que estamos abandonados a nuestra suerte. Cuando logramos percibir el mundo de forma "real" cada acto de nuestra vida y de la de nuestros hermanos se convierte en un auténtico milagro.
El Curso de Milagros es un sistema de aprendizaje, que no se afirma a sí mismo como definitivo pues la verdad no puede limitarse de ninguna forma finita.
"...Este curso puede, por lo tanto, resumirse muy simplemente de la siguiente manera:
Nada real puede ser amenazado.
Nada irreal existe.
En esto radica la paz de Dios
Un Curso de Milagros es un sistema de auto-estudio de pensamiento espiritual que enseña el camino de amor, o de recordar a Dios a través del proceso de "deshacer la culpa", otorgando el perdón a nosotros mismos y a los que nos rodean. Se enfoca en la sanación de las relaciones y como convertirlas en relaciones santas.
Esta dirigido a todos los que desean curarse de percepciones incorrectas en las que la mente cree estar enferma y asustada, sola y sin paz. Explica las bases en las que se fundamenta el miedo y la culpa y cómo podemos superarlos a través de los milagros. En este Curso, el concepto de milagro no se refiere a actos mágicos o sobrehumanos, tampoco a experiencias paranormales o peticiones imposibles a santos u otras entidades pseudo religiosas. Sin embargo si nos enseña a orar y a dirigirnos al Padre para solicitar su inspiración y apoyo. Milagros, en el contexto del Curso, es el modo en que se nos muestra el mundo cuando estamos en la entrega libre y feliz."
La Terapeuta en Psicología Gestáltica Elisa Gianera autora del libro "Un camino de Regreso a mi misma", es Facilitadora del Curso de Milagros en Berazategui los días sábados, comunicarse a traves de Facebook buscándo:
-Elisa Gianera
y/o
-Elisa Gianera- Personas que anhelan vivir en Plenitud
La recomiendo ampliamente por ser una de esas personas que dando se enriquecen, que mirando ven, y que desde su corazón ofrecen el alma...
Mabel Ieraci.-


miércoles, 8 de enero de 2014

Escuchar, oir, ver, mirar, observar, entender, entenderse, trabajar y trabajarse...


Hoy la vida me enseñó...
Hoy aprendí y aprehendí...
Hoy trabaje y me trabaje...
Hoy me vi en mi hermano...
Hoy me encontré.

Mabel Ieraci